Va de ceguera

En muchas ocasiones nuestros propios prejuicios son los que nos traicionan Pasaba todos los días un parroco hacia la iglesia y veía un borracho en el mismo banco, tenía fama de mal vividor y mujeriego. Un día se le acerca al párroco y le pregunta algo ebrio, – Padre, dígame …

Seguir leyendo