EL ANCIANO Y EL GATO

                                                              Un anciano sabio, subía todas las mañanas a rezar a la montaña, como tenía un gato que le seguia y no le dejaba alcanzar sosiego, llevaba una correa y mientras hacia oración lo ataba a un árbol. Su fama de santo se fue extendiendo y al cabo …

Seguir leyendo