Hasta dónde

Cómo y hasta dónde…

debemos llegar en nuestro apoyo a los chicos.

 En cierta ocasión le demandaron, al viejo profesor de una escuela campesina, sus alumnos que se quedara durante más rato enseñándoles, entonces éste les dijo:

 .- ¿Qué pasaría si un campesino, uno de vuestros padres,  pusiese cada vez más abono en la tierra?… 

Estos le explicaron que el primer año la cosecha sería abundante. El segundo sería buena pero al pasarse tendría menos calidad y si se pasara el tercer año con el abono ya no tendría ningún valor.

El profesor expuso entonces.- “Nuestra clase ha sido larga y la charla ha versado sobre asuntos importantes. Procurad recordarla, con eso basta. 

Pues… uno hace a alguien más fuerte cuando le ayuda un poco, pero puede debilitarlo si lo ayuda demasiado”.

Y nosotros,

¿Hasta dónde ayudamos o debilitamos?, ¿Fomentamos la autonomía o dirigimos?,

sólo es para pensar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *