Piso Emancipación

Comedor 

EL PISO DE EMANCIPACIÓN

Un camino de paso

Este proyecto quiere ser un camino para los jóvenes entre 18 y 23 años que se han visto privados de atención familiar y social adecuadas. Ante esta situación la Comunidad de San Benildo junto con la “Comunidad Proyecte Obert” y la RedFinDe de voluntarios quieren ofrecerles una alternativa socio-educativa de alojamiento y convivencia, que posibilite a los jóvenes, a través de un acompañamiento educativo, su emancipación.

Cocina

El proyecto consiste en proporcionar vivienda como un lugar de residencia temporal para posibilitarles la consecución de su autonomía. La relación con los jóvenes ha de ir dirigida a formarlos en habilidades personales destinadas a organizar su futuro. El modelo educativo es el acompañamiento personal para que asuman todas las responsabilidades en cuanto a la gestión de su vida, negociando los procesos, pactando los cambios, diseñando con cada uno de ellos una forma de vida diaria dirigida a lograr la capacitación personal y la emancipación.

Se está a su lado, siendo accesible pero dejándoles ser protagonistas de su propio proceso. En eso consiste el acompañamiento. Se trata de ir delegando en ellos la autoría de sus días para que puedan aprender de sus fracasos y también de sus éxitos. Las lecturas de estas experiencias las harán junto al equipo educativo, que deberá reforzarles el intento y reorientarles si es necesario.

Para que el joven vaya construyendo su autonomía, la institución ha de finalizar su protección, teniendo en cuenta que ha de acelerar los procesos, ya que su realidad no les permite estancarse indefinidamente en la adolescencia. Esta es la realidad, por dura que sea, que les pertenece, y el trabajo con ellos ha de ir acompañado de una devolución clara de la misma para que la asimilen y tomen decisiones más realistas.

 

El acompañamiento Tiene como finalidad ofrecer a los adolescentes y jóvenes que viven en él, una educación integral, un clima de hogar que les haga sentirse acogidos, aceptados y amados. Para ello nos esforzaremos en proporcionarles:

– Un ambiente acogedor en donde se encuentren un clima de seguridad, pertenencia y amor, a fin de que pueda darse en ellos una buena evolución afectiva, tan primordial para ellos.

– Una acogida personal y personalizada, donde encuentren una aceptación de todo lo que son y tienen, y una confianza en lo que pueden llegar a ser.

– Un clima de sinceridad y honradez, donde se eviten sentimientos de culpabilidad, engendradores de miedo, hostilidad e hipocresía, y se cultiven los sentimientos de hermandad, compañerismo y amistad, engendradores todos ellos de esperanza y alegría de vivir.

– Un ambiente en donde el amor por la cultura, su formación intelectual, moral, social religiosa y de convivencia, sean la meta de todos nuestros esfuerzos.

– Una formación y preparación, lo más completa posible, para su integración e inserción laboral. Aportaciones económicas

– Cada residente cuando tiene posibilidades tiene que hacer una aportación económica, para sufragar los gastos de la vivienda y de la manutención.

– Los acompañantes y si es el caso los jóvenes solicitarán recursos y ayudas oficiales para la realización del proyecto. También se solicitarán a Asociaciones que trabajan con la infancia y juventud, a Asociaciones de madres y padres, a voluntarios que quieran colaborar económicamente.

– El Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas –La Salle- apoyará económicamente en la medida que fuera necesario dentro de sus posibilidades.

– El alquiler del piso se hará por la Institución.

– La tutela del mismo inicialmente se hará por la comunidad de Hermanos de S. Benildo, “Comunidad Projecte Obert” acompañada por asociados y voluntarios.

– Se elaborará junto con los jóvenes que residan en el piso unas normas básicas de convivencia que constarán en el contrato que se firme con los mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *