Mi estancia en PO

“Mi estancia en Projecte Obert”

Al principio cuando los servicios sociales de mi zona me dijeron que tenía que irme a un centro de menores a mi se me cayó el mundo encima, no quería ir y además acababa de salir del hospital.

Recuerdo que vine hecha un fideíto y al reunirme con el trabajador social del centro y el director me puse a llorar. Mis primeros días fueron un poco complicados, por la noche casi no dormía y me levantaba pronto.

Con el paso del tiempo me fui integrando y me sentí mucho mejor, conocí a un montón de gente dispuesta a ayudarme y a hacerme la vida un poco más alegre.

Aquí tengo a once compañeros y siete educadores, un trabajador social y un director que forman mi segunda familia. Aunque hay veces que me enfado con ellos o ellos se enfadan conmigo, los quiero mucho!!!! F.Z

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *