El billete de 500

UN BILLETE DE 500 €

“Cuentan que en una charla, el conferenciante, enseñó un billete de 500 € y dijo que levantase la mano quien lo quisiera. Como es evidente casí todo el mundo levantó la mano.

Posteriormente agarró el billete, lo dobló de malas maneras, lo pisó varias veces, hizo algo de barro y lo manchó y lo llenó de harina. Volvió a hacer la misma pregunta y de nuevo casí todo el mundo levantó la mano.”

 Podríamos preguntarnos ¿Por qué?

Porque sabemos que lo importante del billete no es su apariencia externa, sino su valor interior, y aunque sucio, desgastado o algo roto, si logramos adecentarlo con cuidado su valor sigue ahí. Lo mismo pasa (o debería pasar) con las personas. Lo importante del ser humano no es su apariencia, ni lo que hace (que seguro es fruto de su pasado, debilidad, enfermedad, etc, sino su condición de “ser humano”, esta forma de verlo y entenderlo debería de ser universal, para todos. Y algunos otros incluso veremos al otro como hermano, hijo de Dios, lo que realza este pensamiento.

Entre todos debemos limpiar y cuidar heridas que haga que aflore ese valor, como el billete, que a veces ni ellos mismos saben que tienen y es la clave de la recuperación.

Y nosotros en nuestro trabajo: ¿Apreciamos el valor del otro desde lo que “es” y puede llegar a ser o desde su apariencia y los actos que realiza? ¿Nos esforzamos por limpiar con cariño, para que no termine de romperse, como el billete, su barro y curamos sus heridas??????????????

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *